Plagiocefalia en osteopatía en Alicante

 

 

Cuando aparece la plagiocefalia

 

La cabeza del recién nacido representa las ¾ partes de la cabeza adulta (mientras que su cuerpo es algo menos que la ¼ parte de la altura adulta). El control muscular de la cabeza no se adquiere hasta alrededor de los 3 meses de edad. Por esto es muy importante ayudar al lactante a cambiar de posturas para evitar deformidades por exceso de presión.

  • Los bebés grandes y dormilones son más propensos a las deformidades.
  • Los primerizos por falta de experiencia de los padres.
  • Los segundos por tener menos tiempo para dedicarle.

Edad gestacional

  • La prematuridad es un factor predisponente en los casos post-natales, la escafocefalia se da en mayor frecuencia en los bebés prematuros.
  • Los fetos post-maduros presentan más deformidades pre-natales, en general plagiocefalia y braquicefalia.

Por sexo

  • La plagiocefalia se da 2 veces más en niños que en niñas.
  • La braquicefalia se da 2 veces más en niños que en niñas.
  • La escafocefalia afecta por un igual.

Por tipo

  • La plagiocefalia posicional afecta más al lado derecho que al izquierdo.
  • La braquicefalia afecta más a niños grandes y dormilones.
  • La escafocefalia afecta más a los prematuros.

Causas prenatales

  • Embarazo múltiple.
  • Feto grande (macrosoma).
  • Feto post-maduro.
  • Desproporción pélvico-fetal.
  • Encajamiento prolongado.
  • Tumoraciones uterinas (miomas…).

 

Causas postnatales

  • Dormir siempre del mismo lado: plagiocefalia.
  • Dormir siempre boca arriba: braquicefalia.
  • Dormir con la cabeza bien plana de lado: escafocefalia.
  • Tortícolis muscular congénita.
  • Encajamiento prolongado.
  • Exceso de horas semisentados en sillita, carrito y hamaquita.

 

La tortícolis muscular congénita (TMC) afecta a un número altísimo de niños con plagiocefalia. Es preciso detectarla y tratarla lo antes posible.

Posiciones recomendadas

Cualquier recién nacido debe dormir de espalda con la cabeza y el cuerpo girados alternativamente a cada lado, siendo preferible el decúbito supino (o dorsal) al decúbito lateral.

Cuando el recién nacido está despierto debe ser colocado sobre su barriga para acostumbrarse a esta posición en la que hace sus primeros ejercicios físicos.

El decúbito lateral alternativo es un buen medio de prevención de la plagiocefalia postural y también para reducir al mismo tiempo el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).

Pero atención: el riesgo relativo de SMSL de los bebés que duermen en decúbito lateral es 2,2 veces más elevado en comparación con los que duermen en decúbito supino. Otros inconvenientes del decúbito lateral es que es inestable en comparación con el supino. Si es muy estricto pueden voltearse a decúbito prono. La recomendación sería, pues, que los padres alternaran, de forma similar, la posición centrada de la cabeza (nariz al cénit), el giro parcial a la derecha y el giro parcial a la izquierda. Esta rotación de la posición de la cabeza debería realizarse en el período neonatal para evitar que el recién nacido adopte el hábito de una sola posición de la cabeza y evitar así que empiece a desarrollar un aplanamiento occipital.

Cuando a medida que se hace mayorcito el lactante menor de un año aprende a girarse sobre sí mismo y duerme espontáneamente sobre su barriga aconsejamos el descanso en supino puesto que no existe consenso a la hora de fijar en qué momento el descanso en prono deja de resultar peligroso.

Cuando el bebé está despierto o tiene ganas de jugar, es altamente recomendable la posición en decúbito prono para el juego vigilado. En estos momentos no hay riesgo para el SMSL sino que es cuando mejor se pueden desarrollar sus capacidades motoras.

 

Cuando aparece la plagiocefalia

Cuando aparece la plagiocefalia debe hacerse uso combinado de los cambios posturales adecuados (dormir sobre el lado contrario principalmente, dedicar el máximo tiempo posible a estar boca abajo haciendo actividad física hacia el lado contrario al del aplanamiento, tenerlo en brazos).

 

Cumplidos los 3 ó 4 meses de edad, dependiendo del grado de severidad, hay que añadir a dicho tratamiento el uso de bandas ortopédicas craneales dinámicas para devolver la normalidad a los pacientes afectos. Entre ese período y los 12 meses de edad es cuando mejores resultados se obtienen. A medida que el lactante se hace mayor, las posibilidades de mejoría descienden, de forma que a partir de los 2 años de edad ya no es posible el tratamiento ortopédico, siendo sólo útil la cirugía



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies