LAS TÉCNICAS DE OSTEOPATÍA. EN OSTEOPATÍA EN ALICANTE

Las técnicas de la Osteopatía. En osteopatía en alicante

Las técnicas de la Osteopatía son numerosas y variadas y esta variedad es normal porque el osteópata debe responder al conjunto del individuo en el conjunto de sus tejidos y de sus órganos. Los medios deben por lo tanto adaptarse a cada caso. Distinguimos principalmente las técnicas estructurales; las técnicas funcionales; las técnicas craneo-sacrales; las técnicas faciales; las técnicas viscerales; la técnica por posicionamiento y las técnicas emocionales.
El osteópata debe utilizar una o varias de esas técnicas, en función de sus preferencias y la personalidad de su paciente, pero sobre todo en relación con los tejidos y la lesión a tratar, con el fin de poner en movimiento el tejido lesionado. “Su elección irá hacia la técnica más eficaz para relanzar la homeóstasis, pero también en función del respeto de la persona, de sus resistencias y de las lesiones a tratar”.
El plan de tratamiento del osteópata consiste en normalizar en un primer tiempo la o las lesiones primeras y sus cadenas de compensaciones.
Gerard Sueur escribe en su libro L’Ostéopthie:
“Para comprender bien la diferencia entre varias de estas técnicas, vamos a servirnos de la imagen del perro, con quien se juega a la pelota. Cuando un perro tiene una pelota en la boca, es para jugar y dársela a Ud., para que Ud. la vuelva a lanzar. Pero a menudo, cuando Ud. toma la pelota en su boca, no quiere soltarla. Qué hacer entonces? La pelota en la boca del perro puede ser comparada la lesión osteopática que se encuentra bajo el cerrojo de una memoria activa: los colmillos. Si atraemos la pelota hacia nosotros, sentimos que el perro resiste a la tracción. Acabamos de entrar en contacto con la “barrera lesional”, pues el perro deja algo flojo pero no demasiado. En cambio, si Ud. empuja todavía más la pelota en la boca del perro, Ud. no encontrará resistencia, pues el animal retrocederá. Esto explica la relativa libertad del movimiento de la pelota en su lesión, es decir, lejos de Ud. Podríamos decir que la pelota está en lesión de alejamiento de Ud.

Técnicas Estructurales

Son las más antiguas y las más conocidas. En regla general, si pedimos a una persona poco informada que es la osteopatía, nos responderá: “Es una técnica que utiliza manipulaciones”. La terapéutica de las técnicas estructurales es denominada thrust, según la nomenclatura norteamericana. Su definición exacta es “movilización artificial de poca amplitud y alta velocidad”. Es una técnica que actúa solamente a nivel articular sobre la lesión misma. No hay diferencia entre técnica estructural vertebral y la llamada periférica, a nivel de los miembros. Todas las articulaciones pueden ser tratadas por las técnicas estructurales.
En qué consiste? En poner en tensión las articulaciones que queremos tratar, y solamente esas. Para eso, se utilizan brazos de palanca larga, por ejemplo los miembros, para bloquar las articulaciones que están arriba o abajo de la articulación a tratar y permitir así que el thrust actúe solamente a ese nivel. O bien se pueden utilizar también como lo hacen los quiroprácticos, brazos de palanca cortos, y actuar directamente, por ejemplo sobre la vértebra (los brazos de palanca cortos se aplican más especialmente a las vértebras). De esta precisión depende la calidad de la normalización.
Cuando más precisa es la puesta en tensión, menos necesaria es la fuerza del thrust. Hasta ocurre a menudo que cuando la puesta en tensión estuvo bien hecha, y que se espera la libre relajación después del “pasaje” para hacer el thrust, éste ya es inútil porque la corrección se hizo sola.
Las técnicas estructurales y el thrust están siempre en los límites fisiológicos de la articulación, pues el thrust va a tratar la barrera lesional y ésta se encuentra en el interior de los límites de movilidad articular. Una manipulación nunca debe ser dolorosa. Still utilizaba maniobras estructurales pero no era especialmente un osteópata estructural. El hablaba de “desplazamiento de la posición ósea” que obstaculizaban la movilidad de los fluídos del cuerpo. Escribe:
“El estudiante encontrará huesos que no están en posición normal en todos los casos de erisipela… Lo digo, y sé que es verdad, que se encontrarán variaciones óseas del cráneo y del atlas hasta la primera dorsal, y a menudo hasta la cuarta dorsal en los casos de erisipela facial y otras enfermedades de la cabeza”.
Still pone aquí en evidencia dos conceptos: el de la mala posición ósea y el de la no especificidad de una lesión con respecto a un síntoma y a una enfermedad. Sueur escribe: “En osteopatía las manipulaciones estructurales con utilizadas sobre todo para lesiones antiguas y fibrosas”.

Técnicas Funcionales

* Técnica por exageración de lesión
De hecho, no vamos a aumentar la lesión, lo cual podría agravar el estado del paciente. Es una técnica muy suave que permite al osteópata ir en sentido de la lesión; es decir, el osteópata no conduce los tejidos en dirección de la barrera lesional, sino al contrario, son los tejidos los que llevan la mano del osteópata en el sentido de la lesión. El osteópata sigue esta tracción y cuando los tejidos cesan su progresión, exagera ligeramente ese movimiento y lo mantiene. La fuerza es ínfima, pero basta para impedir que los tejidos vuelvan a la barrera lesional. En efecto, al comienzo de la maniobra, los tejidos se dejan llevar fácilmente a esta posición de leve exageración lesional, pero muy rápidamente reaccionen y tienden a volver atrás. En ese momento que la mano del osteópata impide esa vuelta atrás. La sensación en la mano es una sensación de lucha a nivel de los tejidos, desordenada y a menudo bastante fuerte. Pero muy rápidamente esas fuerzas disminuyen, se dispersan y se funden, y toda tensión desaparece. El osteópata suelta entonces su mano, suelta su presión y saca su mano en el momento de la inspiración.

* Técnicas Funcionales Miotensivas
Es un grupo importante de técnicas llamadas funcionales, y en este caso la intervención del paciente es muy importante. Recibe una técnica, pero se convierte en ayudante del osteópata, en la maniobra que va a normalizarlo. La principal repesentante de las técnicas funcionales miotensivas es la técnica de muscle energy, “energía muscular”, perfeccionada por Fred Mitchell DO.
El osteópata localiza la lesión, ubica al paciente en puesta bajo tensión hasta encontrar el nivel de la barrera lesional, y en ese momento mantiene su posición y pide al paciente que contraiga los músculos de la articulación lesionada. Esta contracción se hace contra la resistencia del osteópata durante 4 segundos, y un aflojamiento. Esta contracción crea una inhibición de los músculos que participan de la barrera lesional, y la fase de aflojamiento va a permitir ganar en movilidad por liberación de la barrera lesional. Es el paciente quien a va a sorpender su fijación articular por una contracción voluntaria de los músculos que gobiernan la articulación lesionada.
Por regla general se pide 2 a 3 series de contracciones al paciente, de 4 segundos cada una, separadas por 4 segundos. En el intervalo entre dos contracciones, el osteópata evalúa donde se encuentra la nueva barrera motora para volver a poner en tensión y pedir una vez más la participación del paciente. Esta técnica de muscle energy es muy segura; no presenta ningún peligro y es muy eficaz.

Técnicas Cráneo-Sacrales

* Técnica del Lift
El lift es una tracción suave que se ejerce perpendicularmente al plano articular. Si la articulación está invricada, el lift permite una descompensación muy suave de las superficies articulares. Esta técnica permite pasar muy suavemente la barrera lesional, poniendo en tensión las fascias que llegan hasta ella. Al cabo de algunos instantes. el osteópata siente un balanceo en las manos (es el “punto de balanza”), luego aparece un still point, momento en el cual la barrera cede y la lesión se normaliza.

* Técnica Directa
Se la utiliza mucho con los bebés y los niños pequeños antes de los cinco años, para evitar la posibilidad de creación de lesiones intra-óseas que podrían producirse al utilizar la ténica de exageración de la lesión. Como su nombre lo indica, el osteópata va a pasar directa y suavemente, por una leve presión, la barrera lesional en el sentido opuesto a la lesión, es decir, en el sentido de la corrección.

* Técnicas Fluídicas
La comprensión del cuarto ventrículo (CV4). Sobre este tema escibre Gerard Sueur: “Muy pronto Sutherland creó una técnica particular que llamó CV4 o comprensión del cuarto ventrículo. El cuarto ventrículo es una cavidad intra-cranela que se encuentra frente al hueso occipital. Esta cavidad está llena de líquido céfalo-raquídeo. Cuando se sabe que ese líquido repesenta por lo menos la hidraúlica del sistema cráneo-sacral, el difusor del MRP, uno tiene derecho a pensar que toda modificación de presión a ese nivel acarreará una modificación sobre el conjunto del mecanismo cráneo-sacral… Una leve compresión manual sobre cada lado del occipucio tiende a ser más lento su ritmo cráneo-sacral y llega rápidamente a crear el still point. Cuando el MRP se vuelve a poner en movimiento tenemos bajo los dedor, verdaderamente, la impresión de una ola de potencia extraordinaria que empuja nuestra presión…
La acción de esta CV4 es muy amplia. Solo indicaremos las principales modificaciones: mejora del sueño, relajación intensa, mejor concentración en el trabajo, lucha contra la fatiga, infección y cefáleas…
También hay técnicas para el tercer ventrículo y los ventrículos laterales.

Técnicas Fasciales

Llamadas también técnicas sensoriales. En este caso, el osteópata sigue todos los movimientos de los tejidos que tiene bajo su mano, en todos los sentidos y todos los planotrigger-point, “punto gatillo”. Es un punto reflejo. Desde el momento en que el osteópata apoya sobre ese punto reflejo, sobre ese trigger point, moviliza pasivamente la articulación hasta encontrar una posición en la cual el dolor desaparece. Mantiene entonces esta posición durante 90 segundos, y luego trae muy lentamente la articulación a su posición neutra. La lesión y su barrera lesional han desaparecido.

Técnicas Viscerales

Las vísceras tienen diferentes movilidades. La primera tiene su origen en la respiración pulmonar. El diafragma, en el movimiento de inspiración-expiración, actúa como un pistón sobre el conjunto de las vísceras.
La segunda movilidad es la que se produce por intermedio de las fascias que unen las vísceras unas a otras, y este movimiento que viene de las fascias se origina en el movimiento cráneo-sacral.
Tenemos también la motilidad visceral, que es el movimiento propio de cada víscera.
Las técnicas osteopáticas van a permitir a las fascias viscerales recuperar su movilidad aún cuando no se puedan romper las adherencias. Las técnicas viscerales consisten esencialmente en la inducción, el estiramiento, el reposicionamiento.

Técnicas por Posicionamiento o Strain-Counterstrain

Esta técnica fue creada por el Dr. Lawrence H. Jones DO., osteópata norteamericano, en los años ‘60. No requiere ninguna participación activa del paciente, y el osteópata busca un punto sensible a la presión, a distancia de la lesión. Jones llamó a este punto trigger-point, “punto gatillo”. Es un punto reflejo. Desde el momento en que el osteópata apoya sobre ese punto reflejo, sobre ese trigger point, moviliza pasivamente la articulación hasta encontrar una posición en la cual el dolor desaparece. Mantiene entonces esta posición durante 90 segundos, y luego trae muy lentamente la articulación a su posición neutra. La lesión y su barrera lesional han desaparecido.

Técnicas de Liberación Somato-Emocional

Gerard Sueur escribe lo siguiente sobre esta técnica: “Se trata de psicotécnicas perfeccionadas en los años 1970 por John Upledger DO., osteópata norteamericano. La liberación somato-emocional es la restitución de una energía emocional acumulada en todo o una parte del cuerpo en el momento de un traumatismo, de una enfermedad o de un acontecimiento particular… La técnica consiste, como para la de las fascias, en seguir la atracción lesional hasta lo que se llama un punto muerto, que es de hecho un punto de equilibración intensa a nivel cráneo-sacral. Cuando el MRP vuelve a ponerse en movimiento, seguimos de nuevo la atracción fascial que puede ir en una dirección nueva hasta el “punto muerto” siguiente… La única diferencia de esta técnica de liberación somato-emocional con respecto a las técnicas fasciales es la ampliación de estas últimas al cuerpo entero y ya no localmente a un tejido lesional… Es el cuerpo entero quien adopta la posición que tenía en el momento del stress o del traumatismo”.
Estas técnicas constituyen las herramientas del osteópata, como los pinceles y los tarros de pintura son las del pintor.
Pero la osteopatía es mucho más que técnica. Es a la vez, ciencia (por sus bases anatómicas y fisiológicas), arte (por el desarrollo de la sensibilidad y la educación de la percepción del osteópata) y terapéutica (por el concepto global del ser humano y su enfoque holístico).
La esenciade la osteopatía es su concepto, su filosofía. Las técnicas que deben ser pefectamente dominadas por el profesional son sus medios de acción.

Dr. Gilles Drevon Lieffroy DO.
Osteópata
Publicado en Magazine Kinésico Número 05: Enero-Febrero de 1999


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies