EL SUEÑO DEL BEBÉ. EN OSTEOPATÍA EN ALICANTE

 

 

 

 

 

 

EL SUEÑO DEL BEBÉ

 

La manera de dormir de los niños va cambiando a medida que se produce su maduración. Es un proceso madurativo al igual que caminar o controlar esfínteres.

Cuando las matronas realizamos un “monitor” (monitorización fetal no estresante) a las madres que están en el último mes de su embarazo, ellas comprenden perfectamente que los bebés duermen pequeños periodos de tiempo de 30 minutos o 1 hora y después despiertan un periodo parecido. Y esto se va sucediendo a lo largo de todo el día. Y las mamás lo entienden porque lo sienten. Notan que su bebé está despierto porque sienten sus movimientos y después pasan otro rato que no se mueve a penas.

Cuando el recién nacido nace se comporta según ese mismo patrón de sueño y comienza a alimentarse del pecho de manera muy frecuente, siendo normal que haga entre 8 y 10 tomas en total, con intervalos de sueño entre las tomas.

A medida que van creciendo, sus ritmos de sueño van cambiando progresivamente y con variaciones de unos niños a otros.

Solo a los 5-6 años se consigue un patrón de sueño muy similar al del adulto.

Respetar las etapas evolutivas de los niños es fundamental para su desarrollo cerebral y emocional.

De la misma manera que nos parecería absurdo y nada recomendable, o incluso peligroso, empeñarnos en que un niño coma sólidos si no tiene dientes, ni ponerlo de pie para que camine con 6 meses por ejemplo, es descabellado pensar que con técnicas de adiestramiento podemos entrenar al cerebro del bebé a dormir sólo por la noche y un montón de horas seguidas.

De la misma manera me parece una barbaridad dejar a un niño llorar y llorar sin atenderle. Cuando una persona llora, lo mínimo es acompañarla.

Los bebés y los niños pequeños necesitan muchas veces compañía para dormirse, necesitan sentirse acompañados en sus despertares nocturnos, necesitan abrazos, caricias, que su mamá o su papá les cante una nana, que le cuenten un cuento, que le acunen.

Tener hijos no es lo mismo que ser padres. Educar, acompañar y respetar a los hijos en su proceso de crecimiento y maduración nada tiene que ver con adiestrarlos.

Si una mamá está agotada porque pasa malas noches con su bebé, no necesita ningún libro para “enseñarle a dormir”. Lo que necesita es ayuda de otro adulto que la descargue de tareas para poder dormir durante el día.

POR: ISABEL ROBLES MARTÍNEZ (MATRONA)



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies